Buscar
  • Peques #a contramarcha

¿Embarazada?. Cómo elegir silla para un recién nacido.



Una de las decisiones más importantes que tomaremos esperando la llegada de nuestro bebé, será equipar nuestro vehículo con una silla que sea la adecuada para un recién nacido. Es un momento complicado, ya que nos faltaría lo más importante a la hora de hacer la prueba: el bebé.


Aunque la normativa contempla un mínimo obligatorio de 15 meses, la recomendación es llevar a los niños a contramarcha como mínimo hasta los 4 años y máximo, todo el tiempo que sea posible.


En sus primeros años de vida los bebés y niños pequeños se encuentran en fase de desarrollo y maduración, y su organismo, no puede hacer frente a la energía de un impacto de la misma forma que el de los adultos, pudiendo sufrir graves lesiones cervicales o fallecer a causa de las fuerzas de inercia que traccionan de su cabeza en un accidente.

Llevarlos a contramarcha reduce las lesiones en un 90% al eliminar la tracción sobre la cabeza, que en los primeros años tiene un peso muy elevado en proporción al resto del cuerpo y ejerce una fuerza excesiva sobre el cuello.


Un recién nacido necesitaría un grupo 0+ ó 0/1 que cumpla una serie de requisitos mínimos para garantizar su seguridad cuando viajamos en coche. Estos son: la protección de su cabeza y el reclinado de la silla en el vehículo.


- Protección de la cabeza: Esta función la realiza el reductor de la silla.


Para saber si una silla cuenta con un buen sistema de reductores, realizaremos la “prueba del puño”, que es la forma más eficaz de comprobar si la cabeza de nuestro recién nacido quedará perfectamente protegida por el reductor. Un puño cerrado es, aproximadamente, el tamaño que tendrá la cabecita del futuro bebé, por lo tanto, si colocamos nuestro puño cerrado dentro del reductor a la altura dónde iría la cabeza, el reductor debería tocar ambos lados del puño. Si es así, esta silla cuenta con un buen sistema de reductores que protegerán la zona más vulnerable de nuestro bebé.


- Reclinado de la silla en el vehículo: Debe ser el adecuado para que la cabeza de bebé no se venga hacía delante. Tanto si el bebé está dormido, como si está despierto, siempre debe mantener una posición adecuada de la cabeza, manteniéndola en todo momento recostada hacia atrás y apoyada en el cabeza de la silla. Si la cabeza del bebé se cae hacia delante, pueden obstruirse las vías respiratorias y provocar la conocida como “asfixia postural”.


En este punto, el reclinado de la silla dependerá directamente de la inclinación que tenga el asiento de nuestro coche.


Hay dos formas posibles de instalación de la silla: con cinturón o con Isofix. Si la instalación la realizamos con cinturón, el reclinado final dependerá directamente de la inclinación del asiento del vehículo. En este caso, si el asiento está inclinado, la silla quedará más vertical y por tanto, la cabeza del bebé se vendrá hacia delante. En cambio, si el asiento de nuestro vehículo es horizontal, la silla no perderá reclinado y la cabeza de nuestro bebé quedará en todo momento en una posición correcta. Si la instalación la realizamos con Isofix, la inclinación de la silla dependerá de la altura a la que se encuentren los anclajes en el vehículo; cuanto más bajo esté el Isofix, más vertical quedará la silla.


Por todo lo comentado anteriormente, es fundamental, que cuando vayáis a elegir la silla para vuestro futuro bebé, acudáis a una tienda especializada donde os hagan las pruebas necesarias, hasta encontrar la silla que mejor se adapte a vuestro vehículo. No todas los modelos de sillas, aún siendo del mismo grupo, tienen el mismo reclinado, por lo que el estudio del binomio silla-coche por un profesional, es lo que os ayudará a escoger la opción más conveniente en cada caso.

0 vistas

C/ Escritora Carmen Conde 5, local 11-B, 29010 Málaga  

Tu tienda especializada para comprar y alquilar sillas a contramarcha de Málaga.

Empresa amiga de
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter